La verdad se viste voraz y verde,

En el verso que cortan,

las aves en su vuelo,

La vida veta las violetas,

Qué vuelcan su ira en vedas.

Vacilante las velas oscuras y vastas,

Visitan la vista de lumbre vana.

Pero no se va el recuerdo de tu viento, ni se angustia en el vuelto de un vestigio,

Vive sin prisa, se hace viejo,

Volátil vilo, sueña a Viena.

Es decir, lejos.

Lejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s