La perricholi

Yo soy la perricholi,

en tiempos de humo, fuga y semáforos…

De un rostro sin brillo, de una mano rendida, a una calma perdida,

Micaela olvidada, que espera…

Un Virrey Amat que no ama …

Pero yo soy ella, soy carne nueva de sus ojos tristes, con mis ojos tristes,

Con mi boca lenta, sin prisa, sin alma,

Con mi oreja sorda de gritos de auxilio

Con mi risa infausta, con mi cuerpo en pausa.

Y la perricholi se planta estoica, altiva,

Sobre un telón raído, doblado, y vendido, sobre la mar de tarta, sobre niebla llorada, sobre las hojas secas de verde esmeralda, de rocío en perlas, en un telón vendido, doblado y raído

Labrado en hilos falsos, de falsas verdades, de sonrisas aciagas, de lamentos que emulan, la doctrina del tiempo, el manjar de lo incierto, la comedia del miedo.

Yo soy la perricholi, con un hijo que es Cielo,

yo soy la perricholi,

soy prieta, soy rauda, soy vida,
Soy ancla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s