No hay retorno

Candados presos en un puente, habitan una sábana furiosa

trascienden tres mil cristales rotos, encerrando lo ébano del miedo, petrificando muros …

no hay paz…

Trituran las agujas

Viste de gala, mi simpleza ajena,

No hay retorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s