Después …

Después de mi torbellino, mi desenfreno, la sal de las làgrimas que emularon sangre desde estos ojos que no quieren mirar su soledad.

Después del plato sin lavar, la escoba rota, lo plomo de las cortinas, lo sombrío de los recuerdos, que palidecen y empiezo a ignorar.

Después de este canto agotado, sin lira ni violín, que lloró en silencio y gritó su cansancio, su desconsuelo.

Después del final, del último lazo que coloqué en el árbol que dibujé en las ventanas sin luz, en la última de mis sombrías noches sin paz.

Después.. de tanto y tan poco, que no fue nada…

Los fantasmas de vientos que no dan aire, me arrinconan en el taciturno rincón que encierra el laberinto de un ratón por debajo de una mesa apolillada. Las paredes se irritan, y galopan por lugares ausentes de cables y cemento, me aprisionan, me ofenden.

Mi rumbo es incierto, me ahogo en aliento de desespero, en miedos, en rencores; el ruido que nadie oye me doblega.

Después de ti…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s