El librero

El librero pequeño que descansa al lado de mi cama, de marrón se baña; y sueña con Cortázar, Balzac y Vallejo.

Y lo observo, con sus paredes gastadas, con su memoria lúcida, que maltrata a la mía.

Y lo veo, y encuentro un festejo, bailan sus líneas, los personajes, aman, pelean.

Cuántas historias albergas por mi? Mi librero marrón que anda viejo

Qué resistes?, que repliegas a todo aquel que insinúe cambiarte.

Y me despierto, y Scarlett me enseña, a pensar en eso mañana, y va a Tara..

Voy por debajo, en los lugares recónditos y están escondidas: las trenzas de María, las cartas de Florentino, los imanes de Melquiades.

Subo un nivel, mi librero reniega conmigo, con firme embeleso me pide que lleve a otros lares, a Suroz, a los tomos de Harrison; y me exige, los versos, la claridad, el sol Lila.

Y la fiesta del chivo la guarda, mi librero susurra a mi oído, que el nefasto Trujillo sufrió por su hombría; y se quiebra recordando el polvo que envuelve la boda del leal Quasimodo.

Y Santiago se acerca a la vida en un Abril Rojo; Restrepo me habla de Escobar y locura; los caminos de la libertad se entrecruzan con diabetes y traumato.

Mi querido librero no temas, llenaré tus espacios muy pronto, y haremos un pacto secreto, de líneas y amores nuevos.

Yo te quiero dulce refugio,que resguardas mis viejos anhelos, entre lo marrón de tus líneas, y el peso de los libros que leo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s