Mi azucena

Sonríe tu rostro de Azucena,
Y estremeces con imperiosa ternura los Alpes más altos,
Tomas vuelo, giras, resbalas,
Revoloteas los duendes de blanca arena.

Tus pies pequeños, cálido andar,
apresuran los pasos del ser más parco,
Tu piel, de  primavera eterna,
suaviza la bruma de inviernos pasados.

Construyes tu historia,
armas tu escenario
Te proclamas reina y señora,
princesa inca, dama de antaño

Primera, segunda,
un Passe, un demi plie,
Suenan los astros, abres el acto,
encantas…

Pañuelo arriba, brazo de palo,
Falda frondosa, norteño encanto
Das vuelta en ocho,
logras aplausos

Y son tus sueños, todos los míos
Quiero enseñarte a amar sin tregua
A sonreír, contra quien sea,
Como arma firme, letal y prieta

No te estremezcas, no te doblegues
Tú eres luz, luz que no tiembla,
Tú eres Cielo, Cielo que arrulla,
Los tristes cantos, los viejos brazos

Y eres tú,
quien embellece el más profundo negro agujero,
mi niña estrella, va destellando

Y eres tú, y son tus ojos,
tus ojos dulces,
Tu pelo, tu pelo intenso;
Tus manos, tus manos nobles,
Tú, Cielo, mi Cielo etéreo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s