Cielo, un castillo, y un arcoiris.

Sí vas en línea recta y a la derecha, luego de un relámpago, un puente y un arcoiris, en el 4to piso de un edificio está el reino de los Lapos; en él está permitido ser feliz, prohibido no perdonar, se puede dibujar, saltar , soñar; y sí duermes lo haces sobre almohadas de estrellas rosa y corazones celestes. El Rey Lapo y la reina Lapa, cuidan de Lapita a la que también llaman: Cielo.

Un día… nuestra amiga y princesa Cielo ( o Lapita) despertó; el sol penetraba por los cristales adornando sus hermosos y grandes ojos negros; a lo lejos se escuchaba el ruido del desayuno; pensó en los riquísimos huevos revueltos, jugo de frutas, queso fresco; esbozó su dulce sonrisa … y Juazz! un salto, un estiramiento , dos bostezos , y ya estaba delante de la cama con su pijama de ranitas, dos colitas y crocs rosadas cantando la canción de Baby Shark.

Cielo Shark! Buenos días!! hora de desayunar! iremos al campo!- dijo la Reina Lapa.
Luego de un abrazo que vino como una ola fuerte y clara; contestó Lapita:Buenos días Mommy Shark! Podremos hacer un picnic y volar la cometa? Vamos mamá! Vámonos rápido!

Ambas salieron con mucha premura; Cielo comió y se vistió sola, ya era una niña grande, tenía 4 años; su mamá, a pesar de ser sábado y no tener que ir a trabajar, terminó de arreglarse, cargó un poco de comida y una cartera repleta con toda la emoción de este mundo y el otro.

Luego de un tren, dos autobuses, un taxi! Por fin llegaron; lamentablemente no era lo que Lapita imaginaba; lo verde era marrón, el río no traía agua, los árboles no daban sombra, las flores se escaparon. La casa de la tía Sally estaba un poco sucia, ella de un rostro triste y cuerpo cansado parecía estar lejos. Cielo estaba decepcionada.

La reina Lapa le dió un beso a su tía; Lapita también quiso hacerlo pero al ver que no le prestaban atención se sentó en un sofá y cruzó los brazos.

Qué pasa Cielo, preguntó la reina Lapa.
Estoy aburrida , dijo Cielo.
Quiere decir Que estás desperdiciando el tiempo, respondió Lapa.

Y ante un rostro de desconcierto, repitió la Reina:
Seguramente no estás haciendo nada bueno por ti ni por los demás; cuando no se hace nada, uno se aburre.

Lapita parecía no escuchar. Sin más opciones, Cielo ayudó a limpiar, en un par de horas la vieja casita empezaba a verse mejor, la luz y el aire refrescaba todo; parecía que la tía Sally iba mejorando el ánimo. Al momento del almuerzo
parecía que la tía Sally iba mejorando el ánimo; al momento del almuerzo llegó del trabajo el rey lapo y las alcanzó ahí; luego de unirse al equipo, lavar los platos y trapear la cocina, premió a Cielo por su buena actitud y disposición con una piedra de vidrio cristal color turquesa, y le prometió que cada vez que colaborara le daría otra.

Como la tía Sally estaba enferma y sola, iban por las tardes todos los fines de semana; Lapa quien disfrutaba mucho de leer aprovechaba y les leía ambas, también bailaban,escuchaban música, En fin… disfrutaban estar juntas.

Poco después Lapita también empezó a notar que la casa al estar más limpia se veía más bonita y luego de ayudar a mamá en bañar y vestir a su tía, le pareció que ya la observaba; al notar esos cambios Cielo empezó a buscar las flores que se dejaban encontrar en el patio y las colocaba en casa, pintaba adornos durante la semana para decorar, regaba el jardín, pasaba el plumero por todos lados.

Lapo y Lapa buscaron un doctor y compraron medicinas; así poco a poco luego de tres veranos, fruto del tiempo y dedicación, la tía Sally ya sonreía, daba abrazos, contaba historias; Los fines de semana Lapita no desperdiciaba el tiempo, colaboraba más, esperaba la piedrita de vidrio cristal que le daba el Rey Lapo quien siempre llegaba a unirse en las tareas; el color de las piedras siempre era una sorpresa; fueron tantas las veces que fué, que acumuló decenas de estas, azules, lilas, corales, verdes.

De pronto con el jardín ya verde y no marrón, apareció una tortuga pequeña como un limón, a la que Cielo llamó Moon.

Cielo pensó que Moon no tenía casa, ni sombra, así que decidió construirle un refugio con sus piedras de vidrio cristal, dejó que Moon decidiera el lugar para colocarlas, y justo ahí al reflejarse el sol aparecía un arcoiris.. Cielo construyó el más hermoso castillo que una tortuga jamás tuvo.

El rey Lapo preguntó…Sabes que ahora que has construido una hogar para Moon te quedarás sin las piedras? , Cielo respondió: la tía Sally ahora siempre tendrá compañía y Moon tendrá un castillo, estoy feliz papá!

Al irse ese día,al ver el castillo de Moon y la casa del campo limpia y fresca, pensó que en realidad no habían construido solo un castillo, sino dos, tenían otro al que le habían devuelto a su reina, la tía Sally.

“Cuando ayudamos a los demás siempre podemos hacer de lo malo algo mejor.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s